Cuando suena el timbre

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Diana Alvarado Montalvan

    Buenas de nuevo Fer!
    Nosotros vivimos en un piso, como ya sabes, entonces diría que el círculo en el que estamos sería el equivalente a desde el jardín. Seguimos trabajando con el balcón pero es algo que nos está costando mucho. Jagger en el balcón reacciona tanto a perros como a personas que caminan por debajo del balcón (vivimos en un primero).
    Por otro lado, cuando la que viene a casa es gente que el conoce se vuelve loco, pero loco de contento, llora, le salta encima, les roba la mascarilla y la destroza, no hace daño lógicamente intencionadamente pero sí sin querer porque es bruto. En estos casos lo que hemos intentado es «lo típico» de que no le hagan caso cuando entran a casa, y cuando se calma acariciarlo. El tema es que nunca llega a calmarse del todo, es como una calma de mentira, porque se va a coger un juguete o lo que pille que esté en su campo de mira y empieza a morderlo… supongo que por frustración. Y hasta que no lo acaricias todo lo que el quiere no se calma.

    1. Campus Fer

      Vamos! Bien, esto de los sonidos del timbre es para trabajar con calma y a parte. Además, suelen abundar las recaídas; es decir, por mucho que se trabaje, es probable que Jagger en algún momento vuelva a ladrar o a mostrar esos comportamientos que nos gustan menos. Te dejo un esquema básico de cómo habría que afrontar esto (te en cuenta que luego habría que desarrollarlo más, mirar la evolución, etc… es una consulta que se sale un poco de todo el contenido del programa):

      1.- Antes de cualquier visita, Jagger tiene ya que estar haciendo olfato. Suena el timbre y justo ahí volvemos a lanzarle premios al suelo o una alfombra y él sigue olfateando.
      2.- Cuando la visita llega, Jagger sigue olfateando. Si tiene que ser en una habitación lejos de la entrada, pues ahí mismo.
      3.- Si al terminar Jagger se dirige a la visita, pues ésta lo saluda pero de forma suave.
      4.- Antes de que la visita establezca su ritual de marcharse, vuelves a esparcirle comida por el suelo a Jagger. Entonces la visita se va y Jagger está olfateando.
      5.- Tener siempre botes de premios preparados por casa de forma estratégica para poner a Jagger a olfatear cuando suena el timbre, sería muy buena idea.
      6.- Como sois dos en casa, podéis hacer simulacros para entrenar. Uno se ocupa de Jagger y el otro venga ahí a tocar el timbre, jajaja. 15 minutos máximo, dos veces al día.

      ¡A por ello!

Deja una respuesta