La calma también tiene valor

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Sandra Córdoba Lloria

    Hola Fer!
    Un ejercicio que parece sencillo pero tiene miga…Me han surgido un par de dudas viendo el vídeo. La primera, si nuestro perro está sentado o tumbado pero no calmado, lo premiamos igualmente de forma continua ya que con el tiempo pasará a estar «calmado de verdad»? Y la segunda, me he fijado que al final del vídeo dejas de darle premios y das como una palmada y le acaricias bajo el hocico… debemos meter una señal de «fin de ejercicio» para que nuestro perrete sepa que hemos terminado? No sería una señal de liberación como tal que es lo que estábamos evitando..no?

    Gracias 🙂

    1. Campus Fer

      Bien, vamos allá con las dudas:

      1.- Nunca perder de vista el objetivo principal del curso, que nuestro perro esté en un estado mental de calma. A algunos perros esto, en presencia de comida, les va a costar bastante. Lo primero que haría yo, antes de abordar este ejercicio, sería practicar un poco más el anterior «tú decides». Esto solo para perros que les cueste de verdad calmarse en presencia de comida. Si no es así, lo ideal sería premiar de forma bastante continua al principio, para luego espaciar más el tiempo entre premio y premio, una vez el perro asocie la calma con la llegada de comida. Esto lleva un poco de tiempo al principio, pero pronto se notará ese estado real de calma.

      2.- Para perros muy, muy emocionados, incluso la señal de liberación les hace subir su arousal. Más adelante en el curso trabajaremos eso, el pasar de la emoción a la calma, pero antes tienes que funcionar mejor los ejercicios previos, si no sería ponérselo muy difícil al perro. Yo de momento aquí no metería movimiento, solo dar valor a la calma, por eso el final tranquilo también es importante. Tu actitud a veces es suficiente para que el perro entienda que hemos terminado y que no llegarán más premios: enseñar las manos, un «listo», un «no hay más», tocarlo… Yo la verdad es que voy cambiando, hago lo que me sale natural y no lo pienso demasiado. Lo que sí, no dejar ahí al perro plantado como una estatua y darle la espalda.

  2. GEMA RODRIGUEZ REYERO

    Hola Fer,
    Este ejercicio nos va a venir muy bien practicarlo con el tema de la puerta de salida de casa. Rona esta esperando a que vengan los vecinos de la puerta de al lado para ladrarles, los huele desde que entran en el portal y eso que vivimos en el atico y son 5 pisos. Como se suele sentar mucho en la puerta de casa, cuando este tranquila tengo que practicarlo con ella.

    Con esto quiero decir que hay distintos lugares y escenarios en el dia a dia en la que existen estos estados de calma, que los dueños lo consideramos como un » asi tiene que estar» y nos olvidamos y pasamos. En estos mismos lugares en los que esta en calma tambien aparecen los condicionantes de estres seria bueno hacer este ejercicio cuando esta tranquila?

    Gracias

    1. Campus Fer

      Pues sí. Es un buen ejercicio para trasladar a ese ambiente, pero antes hazlo en un lugar sin distracciones antes de pasar a la puerta. Cuando notes calma mental real en ella en otra habitación de casa, empiezas a pasar a otros ambientes hasta llegar a la puerta.

      Lo último que dices también es muy interesante y además demuestra que vas un poco más allá y empiezas a ver las cosas a vista de pájaro. No te quedas en la superficie sino que exploras un poco más. Genial, ese es el camino. Y claro, este ejercicio tiene el concepto de no olvidarnos de que la calma también se puede entrenar y, sobre todo, se le puede transferir valor como si fuera un comportamiento de «hacer». Pero cuidado cuando se empiece a practicar con distracciones, ella debe estar tranquila, no usar el valor de la comida para intentar calmarla, eso sería un error. La calma viene antes y la comida después. Si antes hay arousal alto, no llega la comida. Primero se quita eso que sea que la está estresando, y luego llega el ejercicio.

Deja una respuesta