Perros auditivamente sensibles

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Diana Alvarado Montalvan

    Vale, precisamente Jagger tiene, diría yo, una sensibilidad extrema a los sonidos fuertes. Entre otras cosas, los petardos. Hemos ido trabajando paulatinamente ruidos como la aspiradora, ambulancias, autobuses e incluso caballos. Pero los petardos es algo que, por inconsciencia nuestra no lo hemos trabajado. Además a Jagger se le suma lo inseguro, y miedoso en ocasiones, que es. A la mínima que haya algo olfativa o auditivamente que ni de lejos nosotros podemos descifrar, y que le genera estrés, a él se le cae la cola, empieza dar vueltas inquieto y no hay manera de que coja premios… Con los petardos no hemos tenido problema hasta ahora, porque el año pasado aún era cachorro como para darse cuenta, pero este año por San Juan pinta mal… Entonces, podemos trabajar esto en casa también?

    1. Campus Fer

      Claro que sí, en casa es el mejor sitio para trabajarlo. Buscar esos sonidos de petardos, reproducirlos a muy baja intensidad en el móvil o donde sea, y aplicar las técnicas de la lección sobre contracondicionamiento: aparece el sonido > a Jagger le llegan premios. Tiene que ser el sonido a baja intensidad, claro, no puede llegar a asustarlo, y poco a poco se va subiendo el volumen siempre que Jagger muestre una respuesta feliz cada vez que lo oye. El secreto está en controlar la intensidad del sonido y hacer que Jagger se sienta siempre bien incluso rodeado de ruidos.

Deja una respuesta