Priorizando desencadenantes

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. Sandra Córdoba Lloria

    Hola Fer!

    en nuestro caso, que vivimos medio en el campo, en la mayoría de los paseos no nos encontramos con perros y si nos los cruzamos suelen estar lejos y no tenemos mucho problema (para entrenar con desencadenantes tenemos que ir en coche). Lo que más nos afecta es la reactividad a la valla… Es lo que más estrés le genera a Mossen. Si tiene un día tranquilo apenas reacciona (solo si pasan perros cerca), pero si está más nervioso, como dices, se va acumulando y reacciona a cuando pasan perros, personas, coches, caballos, sonidos…
    Hemos tapado parte de la visión que tenía desde el balcón y ha mejorado mucho porque ahora no ve los estímulos desde su sitio de descanso y descansa mucho mejor. He probado a no dejarle acceso a la valla, sobre todo en los momentos de más «trasiego», pero me da la impresión de que se pone aún más nervioso al no poder acceder (cuando detecta que está pasando algo, aunque no pueda acceder a «engancharse» a la valla empieza a gimotear, llorar y, al final, ladrar.
    Quería preguntarte si el tema de la valla se aborda en algún módulo (me suena que dijiste que sí, pero no encuentro el mensaje) y así seguimos avanzando hacia esto 🙂

    1. Campus Fer

      ¡Buen día Sandra!

      Bien. Yo creo que esa reactividad a la valla deberías priorizarla ahora. Te voy a contar algunas cosas para que puedas aplicar y adaptar a tu caso particular:

      – Ya lo has hecho, pero vuele a echarle un ojo a la casi primera lección del programa para ver si se te ocurren más cosas.

      – Para el tema de los sonidos de coches, personas, caballos… Esta lección de más adelante.

      – Aunque no es exactamente la valla, para el tema visitas y gente cerca de la valla, esta lección.

      – En esta publicación del blog hago un resumen del trabajo a realizar para el perro que ladra desde la valla o desde la ventana.

      Bueno. Ahora consejos míos personales (los anteriores ya son míos y personales, pero más aún…):

      – Si tú entras en casa, Mossen entra contigo. No se queda solo fuera.

      – Dentro de casa tiene que haber una zona caliente de mucho valor para Mossen (cama, manta, transportín, etc…).

      – En esos momentos de más trasiego que cortas el acceso, lo ideal sería que en ese corte Mossen descansara cerrado en su transportín para no generarle la frustración de querer acceder a algo (la valla), y no poder. Detener el ladrido no es la solución, sino anticiparse para evitar que aparezca. Si Mossen está dentro con vosotros, pero siempre pendiente de cuándo tiene que ladrar, va a estar ensayando el mal comportamiento. Por eso quizás tengas que estructurar y planificar unos tiempos de descanso en el transportín dentro de casa. Al hacerlo y minimizar el número de ladridos, la mejora a largo plazo va a ser muy evidente. Hacerle ver a Mossen que dentro de casa lo que más abunda es la calma, entonces tenemos que evitar los ladridos.

      ¿Cómo lo ves? Bueno. Yo creo que tienes bastantes cosas para trabajar. Si necesitas más estructura, por aquí estoy.

      1. Sandra Córdoba Lloria

        Muchas gracias por la respuesta Fer, buah, súpercompleto todo. Me guardo este comentario para poder acceder a todo lo que cuentas por aquí de forma rápida, ya iré contándote cómo nos va con esto! 🙂

Deja una respuesta